La batalla del Salado.

jueves, 13 de diciembre de 2007

Ya tenemos la segunda entrega de generalinvierno sobre las batallas de la Reconquista. Disfrutadla.

Tras la victoria de ls Navas los reinos cristianos reducen la extensión de los territorios musulmanes, de tal manera que a principios del S. XIV solo Granada queda de los antiguos y poderosos reinos musulmanes. Sin embargo al otro lado del Estrecho surge otro poder, heredero religioso y politico de almoravides y almohades: los Banu Marines (Benimerines para los castellanos), tribu norteafricana de guerreros religiosos.Los benimerines pronto dominan las tierras que hoy en dia corresponden a Tunez, Marruecos y Argelia, y su lider, Al Hasan, adopta el titulo de Rey de Tunez. De su boca, una declaracion de guerra contra los reinos cristianos: la tierra hispana será pronto conquistada, habrá tierra para todos los musulmanesLos benimerines cruzan el Estrecho, aliandose con el Reino de Granada. Toman Algeciras y Gibraltar, destrozando en el proceso una flota castellano-aragonesa. Solo Tarifa, con el inmortal Guzman el Bueno, aguanta el envite agareno.Como antaño soplan aires de cruzada. Alfonso XI de Castilla, el Justo, reune cortes y recibe subsidios, los concejos movilizan sus milicias y las Ordenes reunen sus fideles. Castilla va a la guerra. Solo Portugal se une a la Cruzada; poco puede aportar el pequeño reino, 1.000 jinetes y unos miles de peones; quizas lo má valioso de su apoyo sea su Rey, otro Alfonso, de ordinal el cuarto, de sobrenombre el Bravo, apodo muy certero para valiente monarca, de los más recordados en Portugal. Castellanos y Portugueses se reunen en Sevilla, para septeimbre salen 14.000 jinetes con 25.000 peones, van a socorrer Tarifa. Frente a ellos el doble de nazaries y benimerines.El 29 de octubre de 1340 ambos ejercitos se encuentran cerca de Tarifa, separados por un pequeño rio: el Salado.

Ambos ejercitos despliegan frente a frente: benimerines en el centro, con el rey de Tunez, Abu al Hassan, un ala bajo el mando de su hijo, Aben Omar, la otra con los granadinos de Yusuf I (otro Miramamolin). Los portugueses, reforzados por los milites de Santiago y Alcantara se situan frente a las huestes de Yusuf; Alfonso en el centro con sus nobles y los concejos andaluces y leoneses y la orden de Calatrava. En reserva vascongados, castellanos y asturianos.El primer movimiento parte de los castellanos; los hijos bastardos del Rey, Fadrique Alonso y Fernando llevan a la caballeria pesada a su lenta carga, primero al trote para romper al galope corto. La carga consigue expulsar a la caballeria de al Hassan, pero los jinetes castellanos se descontrolan y se dedican a saquear el campo agareno.
Alfonso IV guia a sus portugueses contra los nazaries, siendo estos ultimos desbandados con relativa facilidad. No en vano se le conoce como el Bravo, el rey, con los jinetes de Avis, penetra con profundidad entre las filas enemigas. El otro Alfonso tiene más problemas, sus flancos estan vacios, los castellanos rodeados de numerosos benimerines. Cientos de ellos se arremolinan ante el rey y los suyos. Alfonso recorre las filas propias arengando a sus caballeros, mientras las flechas caen a su alrededor; cubierto con sobrevesta roja y blanca, castillo y leon, caballo de barda real, es un blanco facil para cientos de arqueros enemigos. Una flecha impacta en el arzon de la silla de su caballo; por su cabeza pasaria el recuerdo de otro Alfonso (el octavo de ese nombre en el linaje castellano) en una situacion parecida, mas de cien años antes. Como el otro Alfonso, en otra batalla, reune a sus regis fideles y se encamina a una carga desesperada y suicida. Pero una mano sujeta sus bridas: el arzobispo de Toledo, Gil Álvarez de Albornoz, detiene el caballo real; aun no es el momento; que se reunan los calatravos para la carga, son jinetes acorazados, los mejores de Castilla.

La Orden de Calatrava carga. Su indumentaria es una excepcion al del resto de Ordenes, llevan armadura negra en vez del habito blanco (que solo usan en tiempo de paz). Posiblemente desde su derrota en Alarcos.Nada detiene a un jinete acorazado, una vez los caballos han entrado en frenesi sus jinetes no pueden maniobrar, unicamente sujetarse con firmeza sobre sus monturas y esperar arrollar a sus enemigos. Los benimenires no pueden formar una linea de lanzas lo suficientemente densa como para detener a los calatravos. Los deux milites deshacen a sus enemigos mientras los hijos bastardos del Rey, Fadrique y Enrique, atacan la retaguardia de Al Hassan. Este es desmontado y herido, apenas puede abandonar el campo de batalla. Por su parte los portugueses han desecho a los nazaries, de tal manera que el campo de batalla, y con él, el dominio del estrecho, esta firmemente en manos cristianas. La victoria es total. Naves genovesas y aragonesas liberan a la guarnicion de Tarifa y los ejercitos de los dos Alfonsos persiguen a sus enemigos. Nunca más volveran los musulmanes a cruzar el estrecho con esa fuerza y en ese numero. En pocos años los castellanos se apoderan de Algeciras y Gibraltar, aislando a Granada del norte de Africa.Alfonso XI no sobrevivira a su victoria, muriendo un año despues en el sitio de Gibraltar. A el Justo (o Justiciero) le sucede su hijo Pedro, al que la Historia dara el sobrenombre de Cruel. Pedro sera el ultimo Rey de la casa de Borgoña; tras sangrienta guerra civil la casa de Trastamara (bastarda de Borgoña) reinara en Castilla, y años más tarde tambien en Aragon.Pero esa es otra historia, la era de Castilla, aun esta lejos de terminar.

Ejercito castellano para DBA. Castilla, Castilla por Alfonso.
Los Ejercitos castellanos bajo medievales para DBA.-nota- La batalla del Salado se encuadra en el limite del periodo Feudal y Medieval de las listas de DBX. En este caso se ha elegido representarlo con el Medieval.Las tropas bajo medievales castallenas no se diferian en gran medida de las del retso de reinos cristianos peninsulares (excepcion hecha de Navarra). La principal fuerza de este ejercito reside en sus caballeros KN nobles, unidos al monarca mediante lazos feudales. A esta caballeria noble se le unia la de las Ordenes militares, mejor entrenada y disciplinada e igualmente blindada. La otra parte del ejercito la forman las milicias concejiles, reunion de caballeros villanos y pequeños propietarios, unidos al monarca mediante contratos, y (LH y Cb) alistados para detreminadas campañas (sobre todo en los denominados Apellidos o correrias defensivas).Los nobles se acompañan de sus huestes a pie (Sp), mientras las Ordenes aportan ballesteros (Ps) y lanceros de sus fideles mas modestos. Levas locales completan los ejercitos (Ax) para las campañas fronterizas.
IV/68. Españoles o Portugueses Medievales.1x3Kn (Gen), 2x3Kn, 1x3Kn//4Bd o 4Lb o 2LH, 2x2LH, 1x4Sp, 2x3Ax, 1x4Cb, 2x2Ps.Miniaturas: Tanto Old Glory comno Essex disponen de correctas gamas para representar el periodo. Tambien se pueden aprovechar algunas referencias de Corvus Belli o incluso de Venexia.La pintura es bastante agradecida, pues la heraldica castellana poco tiene que envidiar a la francesa (solo hace falta ver el vistoso escudo de armas del Señor de Vizcaya), y las Ordenes Militares dan un aspecto uniforma a parte del ejercito. Otro recurso es representar los o concejos, un poco de investigacion nos puede proporcionar el escudo de armas de la mayoria de los territorios que aportaban milicias al Rey.

Ala Ackbar, Nazaries y Bereberes.

Poco tenian en comun los refinados granadinos con los integristas norteafricanos (aunque estos ultimos distaban de ser los barbaros almohades o almoravides).Representar el ejercito musulman es una tarea muy interesante; mezclar la lista IV/38. Granadinos (los habitantes más prosperos de Iberia) con las hordas de pastores nomadas bereberes de la lista III/74. Bereberes Fanáticos, da lugar a un ejercito bastante vistoso.Granadinos1x3Kn o 3Cv (Gen),4x2LH,2x4Sp, 1x4Cb, 4x2Ps o 3Cb.Bereberes1x3Cv o 2LH (Gen), 3x2LH,3x4Sp,3x2Ps, 2x2LH o 3Cm o (1x3Kn + 1x3Cb).Miniaturas: Volvemos a insistir con Old Glory y Essex; aunque mejor esculpidas las minis de OG tienen poca variedad, necesitando el concurso de Essex para completar nuestros ejercitos.