Los Celtas

jueves, 16 de agosto de 2007

La primera mención a los celtas la encontramos en la gran obra de Herodoto. Cuando describe los pueblos que viven aguas arriba del Istro, es decir, el Danubio. Los celtas de aquel periodo ya formaban una cultura rica y bastante sofisticada, con un comercio importante a lo largo del Danubio, y en sus asentamientos se han encontrado abundantes ánforas griegas, que cambiaban por paños y hierro. En efecto, los celtas era un pueblo de magníficos herreros, y (esto lo he conocido recientemente) se les atribuye la invención de las cotas de malla. También conocían la herradura, y hacían carros con numerosas piezas de este metal. También disponían de espadas largas, para cuya elaboración se requería una tecnología avanzada de metalurgia, pues podían quebrarse con más facilidad.


Los celtas, que a sí mismos se llamaban galaius (término del que derivaría Galia, Galacia, gálatas, etc.), se organizaban en tribus y en un determinado momento, abandonaron el curso alto del Danubio (alrededor del siglo VI-V antes a.d.C), extendiéndose hacia el oeste de Europa. Encontramos restos de estos denominados celtas por los territorios actuales de Bélgica, Suiza, Francia, norte de Italia, península ibérica (celtíberos) y las islas británicas. Sobre estos últimos, algunos estudios apuntan que los celtas desplazados por la conquista romana tuvieron contactos con otras tribus celtas asentadas siglos antes.

Los celtas prosperaron en sus nuevos asentamientos, y crearon grandes ciudades amuralladas por su territorio. Eran fieros guerreros, y combatían tanto entre ellos como con sus vecinos. De hecho, Roma fue saqueada por los celtas en el 379 a.d.C. También sirvieron de mercenarios en muchos ejércitos. En el siglo I a.d.C, Roma cambió su política defensiva e invadió la Galia bajo el mando de Julio César. Por el mismo tiempo, los celtas asentados más al este también sufrían la presión de las tribus germanas. César explotó tanto esto como las rivalidades entre las diferentes tribus, que fueron cayendo ante él. Entonces surgió un líder que entraría en la Historia por su amarga derrota. Vercingetórix, que consiguió unificar las tribus bajo su mando. A grandes rastos, la estrategia de Vercingetórix consistió en arrasar todo su territorio para dejar a los romanos sin posibilidad de abastecerse. Por ello, los celtas destruyeron sus propias ciudades. Sólo una quedó en pie, y le costó la derrota, pues los romanos la tomaron y se reabastecieron. Vercingetorix fue vencido en el cerco de Alesia, donde los romanos dieron una lección sobre poliorcética. Rodearon la ciudad para mantener aislados a Vercingetórix y su ejército dentro de la ciudad de Alesia, y luego, se rodeó a sí mismo con otra muralla exterior para protegerse de los refuerzos que intentaban salvar a Vercingetórix. Finalmente, éste se entregó, y César lo llevó a Roma como esclavo. Sin embargo, en un despiste, se escabulló de los guardias y se dejó caer sobre las lanzas que sostenían unos soldados más abajo , muriendo al instante.

Más tarde, Roma avanzó hacia las islas británicas, invadiéndolas. Los celtas de Britania no usaban pantalones, sino túnicas y faldas, lo que los distinguía de los celtas contientales. (Creo que éste es el origen de los kilts escoceses.) De entre los britanos, emergió la reina Budica, o Boadiccea (sí, como la canción de Enya), que reunió a cientos de miles de guerreros contra Roma. Dicen que Budica luchaba desnuda desde su carro, empujando a los fieros celtas a la batalla. Finalmente, fue vencida, y Britania se convirtió en otra provincia romana.

Los celtas y la guerra
El modo de combate celta consistía en un grupo de nobles a caballo o en carros ligeros, algunos arqueros y hostigadores, y una gran masa de fieros guerreros, aficionados a lanzarse al combate sin armadura ni nada, pintados con cal u otros tintes, y gritando como posesos. Poseían grandes cuernos de bronce que hacían sonar a la vez mientras golpeaban sus armas y escudos (eran clavados a los cuernos de los músicos enanos de GW). Después de intimidar al contrario, se lanzaban a la carga, confiando en desorganizar al rival. Si éste aguantaba, ellos retrocedían y volvían a empezar. El espectáculo debía ser verderamente aterrador. Tenían además la costumbre de decapitar los cadáveres de sus enemigos con los que ornamentaban ciertos lugares. De hecho, la fiesta del Samain, el 1 de noviembre, colocaban velas en su interior. Siglos más tarde esta costumbre daría lugar a la noche de Halloween y sus famosas calabazas. Los celtas en DBA. Hay varias listas de ejércitos celtas. Los celtíberos ya fueron comentados en el post de Íberos, al que me remito.

Otros ejércitos son: II/11 Gallic, II/30 Galatian, II/53 Ancient British y es posible que alguna más haya por ahí. Todas se parecen bastante. Los general van a caballo (Cv), puede haber una o dos peanas más de Cv o Lh, algún Ps, y luego, un gran número de peanas de Wb. Estas peanas funcionan del modo exacto al descrito en la Historia. Las Wb matan casi todo al simple, y la infantería pesada debe doblarla para matarla. Pero son vulnerables a la caballería. Las Wb pueden apoyar a otras Wb desde atrás. Es decir, con dos peanas de profundidad tienen un +1 al combate. Esto los hace temibles, pero reduce el frente y aumenta la posiblidad de se flanqueados. Son un ejército muy bestia, en plan TODO/NADA. Corvus Belli tiene una preciosa caja de galos y otra de Ancient British, que pueden servir casi para cualquier ejército celta. Además, muchos ejércitos usaron Wb celtas. Puedes usarlos en II/32 Later Cartaginian, o II/9 Syracusian